feature

Vicepresidente Ejecutivo de Spanish House Ministries

¡Qué honor es servir a nuestro glorioso Señor y Salvador Jesucristo! Mientras estaba sentado aquí meditando en lo que escribiría, me sentí abrumado con ese pensamiento.

Dios nos ha dado a todos el privilegio de servirle y honrarlo con la pequeña parte que tenemos en nuestra industria y quería empezar dándole gracias de forma pública por ese privilegio. Gracias, misericordioso Padre celestial.

Quizá haya notado que en los últimos meses hemos puesto más énfasis en el nuevo nombre de la empresa: Spanish House Ministries. No nos hemos apartado del nombre Unilit. Por el contrario, Unilit y Expolit son los principales ministerios que conforman SHM. Creemos firmemente que nuestro nombre corporativo debe reflejar nuestro verdadero propósito, el ministerio.

Muchos de ustedes han escuchado mi testimonio y tal vez sepan que me uní a SHM hace casi siete años con muy poca comprensión de lo que significaba servir a Dios. Diría que estaba lleno de entusiasmo, pero ignorante al respecto. En este tiempo, Él me ha desafiado de tantas maneras que no tengo suficientes páginas para enumerarlas todas, así que vamos a decir que a través de todo esto he llegado a entender cuál es mi lugar en este ministerio y estoy entusiasmado con lo que Dios ha puesto en mi corazón para el futuro.

En esta travesía, he llegado a comprender un hecho muy importante acerca de Unilit y Expolit: que no son empresas que existen porque sean rentables; ¡son rentables porque existen para apoyar ministerios en todo el mundo! Dios nos ha dado justo lo que se necesita para financiar su obra y fortalecer el Reino de Dios. Entonces, si seguimos honrándolo de esta manera, Él continuará bendiciéndonos y fortaleciéndonos a todos nosotros a medida que fortalecemos y bendecimos a otros. Él sigue proveyendo, a fin de que podamos continuar proveyendo.

A menudo, me piden que exponga mi visión para SHM. Aunque mi visión está en constante desarrollo, la convicción central y la visión final son las mismas de hace cuarenta años cuando mi padre, David Ecklebarger, en fe, mudó a nuestra familia a Miami: proporcionar recursos para ayudar a la Iglesia, ofrecer libros y Biblias para la gente hispanohablante; establecer la industria del libro en español; y alcanzar el mundo para Cristo.

Todos y cada uno de nosotros debemos tener, en esencia, la misma visión, la misma misión y la misma pasión. Somos socios, hermanos y hermanas puestos donde estamos hoy, porque Dios decidió usarnos para alcanzar a los perdidos y obedecer su mandato de ir hasta lo último de la tierra para hacer discípulos. Una vez más, ¡qué privilegio!

Que Dios le bendiga, fortalezca y encienda el fuego en lo profundo de su alma.

“Que Dios tenga misericordia y nos bendiga; que su rostro nos sonría con favor.  Que se conozcan tus caminos en toda la tierra y tu poder salvador entre los pueblos por todas partes”. (Salmo 67:1-2)

tim_revised
Timothy Ecklebarger

Vicepresidente Ejecutivo
Spanish House Ministries

Comments are closed.