b58454e3-fab5-4546-a3b1-3a97e400c9ed

Es un privilegio poder escribir la primera editorial del boletín de Expolit. Siempre es un reto plasmar en papel algún pensamiento que puedan ser de edificación para los lectores. Mi deseo es contagiarles de animo y compromiso a seguir adelante con lo que sea que Dios ya le haya encomendado.
Parece increíble que pronto estemos celebrando la vigésimo tercera edición de Expolit; más de 2 décadas apoyando y sirviendo a la iglesia e industria cristiana. 23 años que sin falta hemos mantenido nuestra cita anual en Miami.

Expolit nació en el año 1992 en el corazón de David Ecklebarger, Presidente de Expolit/Unilit.  Su deseo era de reunir a libreros y editoras para en conjunto crear estrategias y fortalecer la entonces frágil industria del libro cristiano en español. Hoy en día, Expolit es el evento más relevante de la industria y sin duda alguna “el punto de encuentro” anual para cientos de personas de todas partes del mundo que se dan cita año tras año la primera semana de cada mayo con un fin en común: “la expansión de la palabra” a través de cualquier medio. Estamos celebrando 23 años de escuchar maravillosos testimonios de cómo Dios utilizó los recursos en Expolit para que un ministerio o el proyecto de muchos se haya convertido en una realidad.

Podría enumeran un sin fin razones de por qué reunirnos anualmente en Expolit es importante, emocionante y transformador; pero hoy sólo quiero hablar de ti y de tu proyecto, sueño o asignación.

Sabemos que Dios tiene proyectos y sueños serios contigo y conmigo. En Su plan perfecto, cada uno de nosotros tiene una asignación especifica e importante dentro de nuestro entorno que nadie más puede realizar. No creo que esto sea un gran descubrimiento. Sin embargo, frecuentemente la falta de recursos o conocimiento nos conlleva a la desilusión, nos roba la felicidad y el deseo de luchar por las cosas que Dios tiene para nosotros o que nos ha encomendado. La realidad es que todo en la vida requiere esfuerzo y dedicación, aun los proyectos divinos. Una vez que recibimos ese sueño o esa asignación, tenemos la ineludible responsabilidad de llevarlos acabo utilizando todos los recursos que Dios pone a nuestro alcance.

¿Alguna vez te has puesto a pensar en lo importante que eres tú y tu “trabajo” para el Reino? Es común elogiar a una persona que ocupa un cargo alto o trabaja para un presidente. En este caso, tu cargo es más importante aun…es de resultado y valor eterno. Así que no puedes darte el lujo de ponerlo a un lado.

¡Si Dios  ha dispuesto que seas un médico, pues más vale que te inscribas en la universidad de medicina ahora! Dios te ha dado el talento, la visión y el sueño para que así sea.. Ahora te toca a ti llevarlos a cabo y vivirlos. ¡Sólo asegúrate que por lo que luchas es lo que Dios tiene para ti! Dios no va ha hacer la parte que a ti te corresponde. ¿Tienes sueños? ¡Nunca dejes de soñar…pero ponte a trabajar! ¿Tienes una asignación? ¡No te rindas, hasta que este completada! Experimentaras la satisfacción de un trabajo bien hecho! Dios cuenta contigo.

Nos encantaría que no acompañes en Expolit 2015 y conozcas esta plataforma que ha sido de valor incalculable para tantos ministerios, una fuente de recursos para que cientos de proyecto se conviertan en una realidad. Estamos seguros que podrás conocer a experimentados líderes que están dispuestos a compartir su conocimiento contigo o puedes ser protagonista de simples citas divinas que te ayudarán a que ese proyecto pase de ser un sueño a una realidad. Nuestro equipo está a tu disposición para orientarte en lo que necesites.

Te he llamado desde los confines de la tierra diciéndote: Eres mi siervo. Pues te he escogido. 
No tengas miedo, porque yo estoy contigo, no te desalientes por que yo soy tu Dios. Te daré las fuerzas y te ayudaré. Isaías 42: 9-10

Marie Tamayo
Organizadora general/Eventers

Comments are closed.